domingo, 5 de diciembre de 2010

Y suena la campana

Ding-dong!!! Así suena una campana, la que indica que empieza el combate, la pelea, la batalla, aunque cuando hablamos de ciclismo, y entrenamientos, la batalla es contra uno mismo, aunque también puede ser contra el tiempo, la climatología, el dolor, el sufrimiento, y por supuesto, contra los demás, en determinados momentos. Atrás quedan estas tres últimas semanas de rodar sin excesivo control, haciendo un poco lo que se quiere, llevando al pulso a limites insospechados en un mal momento, que hace que la boca te sepa a sangre, la piernas digan basta, aunque el corazón no las deje descansar porque el orgullo es mayor que la razón.

¿Y a que viene esto de una campana y esas cosas? pues porque mañana comienzo ya con los entrenos de verdad, esos que ni lluvia ni viento pueden impedir, de esos que hacen que te sientas bien al llegar a casa, aunque en ocasiones lo entrenado nos sepa a poco, pero que en el fondo es necesario hacerlo así, porque a la larga es lo mejor, aunque a veces podamos llegar a aburrirnos. A partir de ahora toca cuidarse un poco, alguna cerveza menos que de costumbre, alguna salida nocturna menos que de costumbre, y algún dulce menos que de costumbre :P

Mucha gente se pregunta eso de:¿Y tanto esfuerzo para qué? y a veces no sabes que responder, porque sabes que no llegarían a entenderlo, porque nunca se han puesto en tu pellejo, porque no saben lo que puede llegar a llenarte tanto sacrificio, y llegar a límites que a más de uno lo dejaría "guarnío" (sí, te lo dedico XD), durante varios días y que nosotros quizás a las dos horas tenemos que ir a currar, con las piernas como alambres, como todo hijo de vecino, porque nuestro tiempo libre lo gastamos a base de pasar frío o calor, dependiendo de la época, y madrugando los fines de semana, en los que te cruzas con el fulano de turno a las 8 y media de la mañana, mientras sales con tu bici de casa, y el susodicho viene de fiesta y se te queda mirando mientras piensa: ¿Y a donde va este con lo temprano que es? Será gilipollas!!! Mientras montas en tu bici, y piensas en las 4 horas que te quedan por delante, y en lo que vas a sufrir subiendo ese puerto que tanto te gusta a ritmo.
Tengo por delante casi 5 meses para alcanzar lo que podría ser el primer pico de forma, el cual espero que coincida con la Sufrida de Ronda, en la que estaremos un año más, y puede que el último, en la modalidad corta, porque los que ya me conocéis sabéis que tengo esa espinita clavada por este año en el que podían haber pasado cosas muy buenas, pero que no pudieron llegar a ser por cosas del destino. De momento me pierdo el Pavo de Vélez, por trabajo ese fin de semana, casualmente, carrera a la que quería ir por pasar un buen día, y es que no creo que de aquí a tres semanas esté para "partirme la cara" con nadie, y menos en una subida como la de Canillas de Aceituno, donde hay que estar muy bien, y ser buen escalador, para llegar con los primeros.

Y a primeros de abril, el 2, concrétamente, tengo una proposición indecente, no sabéis cuanto, y es correr el Tour de Flandes, en su modalidad "corta", 150kms, con muchísimos tramos de pavé, y con muros como el ya conocido Muro de Gramont en francés o Muur van Geraardsbergen en flamenco, donde este año vivimos un duelo de esos épicos, y que se saldó con Boonen sentado de culito, y un Cancellara que iniciaba en ese momento una crono en solitario para convertirse en leyenda. Un sueño que podría hacer realidad, pero bueno, hay que ver otras cosas, como el sorteo de la QH, para ver si tenemos plaza, y quitarme un poco la curiosidad por esta prueba, que si bien no termina de llamar mi atención, si que me gustaría que figurase en mi pequeño "curriculum" ciclista, por lo menos con una participación.



Y esto es todo por hoy, esperemos que la semana sea buena en lo personal, deportivo y climatológico, y ya os contaré como me ha ido en no demasiado tiempo.

Hasta pronto.




domingo, 28 de noviembre de 2010

Crónica de una buena semana

Comenzaba la semana algo tarde, respecto a lo que sobre bicicleta se refiere, el lunes de momento al final por unas cosas y otras no pude salir a entrenar, así que tuve que dejarlo para el martes, día en el que hice cerca de hora y media, parte bajo la lluvia, metiendo 8 series de Sprint Lanzado, los cuales me dejaron las piernas algo castigadas, aunque eso no me preocupa, ya habrá días de recuperación por el trabajo acumulado. Sobre el tema de la lluvia, a mí por lo menos no me desagrada, si me pilla por el camino, pues bueno, en ocasiones podríamos decir que es hasta bien recibida, aunque levantarte y ver que llueve, ya no gusta tanto, y en esos casos, a tirar de rodillo, que se suele decir.

Ya el miercoles hice una salida con el amigo Victor, un par de horas a ritmo de charleta, que solemos decir, hablando un poco de todo, y tirando a un ritmito, que bueno, no flojo ni fuerte, sobre las 150-155 pulsaciones, pero lo suficiente para notarlo en las piernas, sobre todo por mantener un ritmo continuo en los repechos, y que parece que no pero te va acumulando carga en las piernas, sobre todo ahora que están tan flojas. Pero no podemos quejarnos, hay que endurecerlas a base horas de bici y algo de sufrimiento.

El jueves, salida larga, cuatro horas, con dos buenos amigos, Igor y Oscar, con destino a Carratraca, pueblo situado en la zona norte de Málaga, y con un puerto de unos 10 kms, tendido en la primera parte y con porcentajes moderados en la segunda. Me encontraba raro, pulsaciones altas, bastante, y más por el ritmo que nos imponía Oscar, el cual iba a bastante mejor que el resto de la expedición. Por poneros un ejemplo mientras él iba a 120 pulsaciones yo iba por las 155, lo cual deja entrever mi estado de forma en este momento, que se podría de calificar como pésimo.

Pero como el coraje y el orgullo salen cuando menos te lo esperas, durante la subida me apretó bastante, tanto que no bajaba de las 180 pulsaciones, llegando a ponerme a 190, sufrimiento durante 10 kms, extremo, y más para como estoy ahora, un par de arreones a los cuales pude responder y seguir a su rueda. Tuve la intención de descolgarme, pero me negaba a ello, reventaba o aguantaba, lo tenía claro, y sorprendéntemente ocurrió lo segundo, Algo que a parte de dejarme con bastante mala cara, palabras de Igor, me hizo recordar lo duro que es esto, sobre todo en los momentos malos, pero si buscamos el lado positivo es que después de tres meses de parón y tres semana de bici, no estoy muerto del todo, y todavía parece que queda algo de "raza" y fuerza en las piernas.
La vuelta de la ruta, bien, relevos, muchos, nada de esconderse, a dar la cara, y a llegar a casa cansado, bastante.

Dejamos la bici aparcada hasta el domingo, y tras hablar con la gran Tritata, conocida en ocasiones como Ana :-), quedamos a las 10.30 en mi casa, para hacer sobre 4 horas de bici, a ritmo de charleta, no como la salida del jueves. Mujer, ciclista, compañera y muy buena gente, la ruta nos dio para hablar de mucho, sobre todo de ciclismo, entrenos, carreras, bicicletas, y sobre lo demás, pues como arreglaríamos el país, el cual llegamos a la conclusión de que cada día está peor, aunque para llegar a esa conclusión no nos hace falta pasar 4 horas en bici.

Mucho aire en este domingo, frio, muy frio, y ella muy abrigada, en exceso, y encima sin bidón, pero eso no fue problema, que para eso yo llevaba dos, y es que el agua no puede faltar en la ruta, y si llevas medio kilo más en la bici, que más da, si puedes evitar tener que parar para estar buscando agua.
Desayuno en Alozaina, donde a partir de ese momento podríamos disfrutar del viento a favor, el cual había sido frio y en contra todo el camino, lo que nos hizo castigarnos bastante a pesar del magnífico cielo azul que teníamos, y que en el horizonte y con una buena pájara podría llegar a confundirse con el mar incluso jejejeje.
Buena semana en general, con amigos y amigas. Compartiendo un poco de todo, kilómetros, ciclismo, ideas. Salidas de esas que hacen que uno se enganche más a este deporte, el cual es grande de por si, aunque haya alguno que quiera quitarle merito e importancia, pero que pobre de ellos porque nunca llegarán a comprenderlo sino son capaces de disfrutarlo un solo día.

viernes, 19 de noviembre de 2010

A sufrir un poco

Y ya comencé con los entrenos serios. La semana pasada hice varios días con salidas más bien tranquilas, y un día corriendo pie, en el que hice 35 minutos, y la verdad es que lo pasé bastante mal, me costó muchísimo y encima tuve dolores durante varios días y es que las agujetas en las piernas pasaron a ser casi que contracturas, y tuve que salir en bici sin forzar demasiado. El fin de semana al final no salí, ya que lo tomé de forma ociosa jejeje, que de vez en cuando hay que darse una vuelta por los bares, y la cerveza y la sidra, están demasiado buenas para dejarlas pasar. Así que ya vendrán tiempos de mayor sacrificio.

Esta semana comencé el lunes con hora y media, sobre 155 pulsaciones, y 6 series de sprint lanzado, que hicieron que las patas me doliesen bastante. El martes salida con Igor, y una ruta de horas y cuarenta y cinco minutos, a ritmo de charleta y con las piernas un poco cargadas del día anterior pero con sensaciones no demasiado malas. El miercoles lo dedicamos a descansar un poco, y ya el jueves opté de nuevo por hora y media y 8 series de sprint en arrancada, con todo metido, y saliendo desde parado prácticamente. Llegué a casa contento y con las piernas cansadas, algo muy común entre los que nos movemos encima de una bici, que parece que si no sufres aunque sea un poco, no has hecho nada.
Para el día de hoy puede que salga una hora a recuperar, a darme un paseo y el domingo haré una salida de no más de 90 kms, ya veré si solo o acompañado, según el ocio me permita este fin de semana y si salgo a dar pedales temprano o más tarde.

Hasta pronto!

jueves, 28 de octubre de 2010

Comenzando

Y por fin he podido comenzar a coger la bicicleta, porque entre unas y otras cosas no hay quien arranque de verdad.Ya "recuperado" del tema del accidente que tuve, y lo pongo entrecomillado, porque las cervicales ya sabemos lo que son, pues ya me estrené el otro día, aunque sin hacer las cosas como quizá debía hacerlas, siendo algo que me caracteriza, el querer hacer unos entrenos acordes con el momento de forma que ahora mismo es nulo.
Salí a rodar con el amigo Isidro, miembro más que destacable del conocido foro y club MtbMálaga, y tras hablar de que haríamos, pues nos decidimos por hacer un Pizarra, pero entrando por una vía alternativa que hay pasado el Puerto de la Torre, justo frente a la Venta José Carlos, conocido como la Junta de los Caminos, y que mete media hora más al recorrido en cada sentido. Al final entre pitos y flautas, nos salieron 2horas y 45 minutos, y eso que le dije de volver a falta de 2kms para llegar a Pizarra, porque sabía que a la vuelta, me iba a costar trabajito, cosa que fue así, aunque espero que en breve tiempo estas sensaciones malas se vayan.

Como consecuencia de esta salida mal calculada por mi parte, aunque muy deseada, pues tengo ahora una sobrecarga en ambas rodillas, que estoy intentando bajar a base de ibuprofeno y reposo, y una vez recuperado iniciaremos el camino correcto, para lo que sería un parón de tres meses junto con una pretemporada de cara a 2011.
De momento voy a intercalar la bicicleta con la carrera a pie, durante un mes más o menos, a parte de trabajar el tren superior, a base de dominadas, flexiones, abdominales, lumbares, etc. Conforme vaya viendo que voy encontrándome mejor, pues iremos metiendo más kilómetros, y haciendo un buen fondo, para llegar en condiciones a la segunda parte del plan, ya por enero o febrero.
El método a seguir, es el mismo que en años anteriores, el de Carmichael, con el cual espero conseguir otro saltito más en mi forma, que me permita tener aún mejores sensaciones, las cuales este año fueron tremendas, aunque puede que mejorables aún.

En la próxima entrada intentaré colgar una tabla con el entreno para el próximo mes, y para que os hagáis una idea.

Hasta pronto.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Repaso a un verano sin bici

Volver a escribir una entrada después de tanto tiempo no es fácil y es que por unas cosas y otras apenas he entrenado nada y por lo tanto poco ha habido que contar.

Desde la última entrada, pues lo más destacable ha sido la participación en el Europolyb en Valencia, donde tuve una más que discreta participación, siendo un fiasco para mí, ya que tenía muchas esperanzas puestas, y si al parón por la caída, le sumamos que no corrí con la inteligencia que debía, por ponerle más corazón que otra cosa, pues nos da como resultado que no llegué a terminar la prueba. Lo mejor fue ver a mi compañero Antonio Ortiz, más conocido como El Cora, haciendo un 5º puesto en la general, y 3º en nuestra categoría.


Después de eso, pues tuve un bajoncillo de moral, a parte de algo de saturación de bici, lo que tuvo como consecuencia dejar de entrenar algo más de dos semanas. Cuando quise empezar a entrenar de nuevo y cuando apenas llevaba un par de semanas para intentar recuperar la forma, tuve un accidente de coche trabajando, bastante fuerte, con lo que ya se acabó la temporada, debido a las lesiones. Ya no me quedaba otra que recuperarme de aquello.

A día de hoy ando con la rehabilitación y en breve estaré en plenas facultades, y comenzaremos a preparar un poco la temporada que viene, la cual por circunstancias no creo que pueda ir muy cargada de carreras, pero intentaremos ir a aquellas que si que merezcan la pena, e intentaremos darlo todo, como siempre.
Destacar alguna del Pavo en Navidad, la que se celebra en marzo en San Pedro de Alcántara, como Homenaje a Lopez Gil, La Sufrida, para la cual ya hay fecha, 29 de Abril, el campeonato de España de FFCCS y Bomberos, que se celebra en Tarragona, y alguna más que me merezca la pena ir, a parte de que quizás intente el salto a la famosa Quebrantahuesos, a la cual nunca le he clavado el diente, y que me gustaría hacerlo alguna vez.

Y no tengo mucho más que contaros, solo que espero que estéis por aquí de nuevo y que podáis entreteneros con las diferentes entradas que irán llegando con toda la ilusión de siempre.

Gracias por estar ahí, y hasta pronto.

jueves, 27 de mayo de 2010

Decisiones

En ocasiones debemos tomar decisiones que pueden ser más o menos importantes según afecten a una u otra parcela de nuestra vida. En esta ocasión y como viene siendo natural en un blog que trata sobre ciclismo y competición pues dicha elección tiene relación con esto mismo.

Como ya sabéis el pasado día 9 sufrí una caída bastante jodida en el XX Trofeo Masters en la ciudad de Carmona, en Sevilla, y bueno, antebrazo izquierdo bastante afectado, al igual que el hombro derecho. Desde que ocurriese aquello, pues me he dedicado a guardar reposo, a intentar recuperar, y a volver a dar pedales, cosa que no ha sido fácil por los dolores y molestias que venía sufriendo. Para colmo cogí frío en la garganta y he estado bastante resfriado, cuyas consecuencias arrastro aún, y para colmo este sábado se celebra la prueba para la que llevaba entrenando desde enero, y en la que tenía grandes esperanzas puestas, junto al Europolyb2010, La Sufrida de Ronda, en la modalidad de 117kms.

La tenía bastante en la cabeza, el año pasado logré entrar el 11º en mi categoría en una carrera que no me salió nada mal, y este año mi objetivo era mejorar ese puesto, y era posible, teniendo en cuenta que me encuentro mejor que el año pasado, pero la fortuna no ha sido generosa, así que me la pierdo. No voy porque me veo flojo, a pesar de que el tiempo sin entrenar ha sido menos de dos semanas, pero lo suficiente para haberme notado un bajón físico importante, y si a esto le sumamos las molestias que tengo aun en hombro y antebrazo, pues creo que es lo más acertado, porque no voy a poder dar el 100%, como me hubiese gustado, y para ir "arrastrándome", prefiero dedicarme a entrenar, de forma más tranquila, e intentar recuperar ese puntito de cara a Valencia el día 11 de Junio.

Y poco más, ya os iré contando un poco como voy evolucionando en esta semana y la que viene, y como me voy viendo para la próxima cita.

Hasta pronto.

martes, 11 de mayo de 2010

XX Trofeo Masters, y lesiones varias.

No voy a extenderme demasiado en esta entrada. La verdad es que el día de ayer fue extraño, y ya lo contábamos mi compañero de viaje, José Andrés y yo, desde que llegamos allí. Lo primero fue aparcar el coche encima de un montón de mierda de caballo, jejejejeje, tal como lo leéis, cosa que nos dimos cuenta cuando llevábamos un rato pisoteando aquello. Ya en la salida, cuando estábamos colocados, mi compañero pinchó la rueda, hicimos una reparación express, in extremis. La lluvia, que comenzó a caer desde el principio, de forma leve unas veces y fuerte en otras.

La carrera muy rápida en un principio, lanzados. La media era de 50 a la hora en la primera media hora de carrera, increíble. Rodábamos con viento a favor, por una carretera ancha, de 60 a 70 a la hora, y aún así había intentos de fuga, en los que intenté meterme en alguna ocasión. Una vez giramos comenzó el calvario, viento de lateral, de cara, y muy fuerte, y lluvia, mucha lluvia, que hacían de aquello una situación dura para cualquier corredor.

Me quedé descolgado cuando llevábamos cerca de una hora de carrera, y me pegué un palizón durante 5 kms para poder enganchar de nuevo, cosa que conseguí, pero con la mala suerte de que justo cuando entro de nuevo....montonera!!!! y al suelo. Me levanté medio tonto, y me toqué todo el cuerpo, por si estaba entero, me monté en la bici y a lanzarse de nuevo en busca del paquete, pero me di cuenta que el cierre de la rueda se había quedado medio abierto, y gilipollas de mí intenté cerrarlo en marcha, y me di una hostia de película, donde me hice daño de verdad, tanto que me quedé quieto en el suelo y no quise ni moverme, hasta que no llegase la ambulancia, la cual me trasladó al hospital Virgen de la Macarena de Sevilla, donde me asistieron de posible rotura del radio del brazo izquierdo, luxación en el hombro, heridas, etc.
Y después la odisea de contactar con la organización para que avisaran a mi compañero, el cual no pudo acabar la carrera por pinchar a falta de 5kms para la meta, y que viniese a buscarme, cosa que consiguió al final.

Dar las gracias a la gente de la Cruz Roja que me trasladaron, que se portaron estupendamente, en especial al Técnico Sanitario Edu, que hizo todo lo posible por dejarme en el hospital con todo lo que me hacía falta para contactar con la organización. También a mis amigos, María José, Ale, Mark, Adrián, que hicieron lo posible por contactar con José Andrés, para que viniese a buscarme (gracias a él también), la organización de la carrera, y a todos los que se han preocupado por mí, y han demostrado estar ahí para lo que haga falta.

Y por fin a Málaga, con mucha rabia, porque me voy encontrando cada día mejor, pero la suerte a veces no está de nuestro lado. Pinchazo en Dos Hermanas, caída en Carmona, esperemos que mi suerte cambie, y que pueda dar pedales en unos días para no perderme ni La Sufrida, ni el Europolyb, las dos citas más importantes para mí esta temporada.

Hasta pronto.


domingo, 2 de mayo de 2010

Fuera de control

No, no me he vuelto loco, ni estoy fuera de control, aunque de vez en cuando apetezca mandarlo todo un poco al garete, pero no es este el caso. En el día de ayer se celebró el Memorial Rafael Casado Pieris en la localidad cordobesa de Carcabuey, con un recorrido exigente y a un ritmo que haría mucho daño en cada repecho que nos tocó subir.

Salimos a las 12 de la mañana, justo en la rampa adoquinada por donde se pasaría hasta 6 veces, en un circuito con un total de 13 kms por vuelta. Salida neutralizada, hasta que terminase la bajada que comunicaba el pueblo con la carretera general. Una vez allí se hizo la salida. El ritmo en los primeros kilómetros fue muy diferente a otras carreras en las que he estado, donde se salía a morir, pero no aquí, donde se rodó rápido pero compactos. El primer repecho del circuito ya empezaría a hacer daño, y se empezaban a descolgar las primeras unidades, del pelotón. Coronamos el repechito de marras, y nueva vuelta. Caída en la bajada, corte y a pelear por enganchar, y lo conseguimos, pero el ritmo aumentaba cada vez más y de nuevo llegamos al repecho de la comarcal que une Cabra con Priego, e ibamos en fila india, y hasta ahí....comencé a cortarme.

Nos montamos un grupito de unos 15 corredores, entre los que iba mi gran amigo Santicop, Alberto Arroyo (El Pájaro), Javi Mata, del Semar, que es un tio de gran clase encima de la bici, y unos cuantos más. Intentamos enganchar, pero poco había que hacer, solo intentar no llegar al fuera de control, que los jueces situaron el 5 minutos, cada día nos dejan menos tiempo.

Vuelta tras vuelta se iban descolgando de nuestro grupo, e ibamos recogiendo nuevos corredores que se quedaban del pelotón el cual ya no era ni una sombra de cuando empezó, ya que el ritmo hacía daño, y las piernas lo estaban sufriendo de lo lindo.
Parecía que podríamos acabar la carrera, mi primera Carcabuey, con su fama de infierno del sur, y quedaba poco para poder terminar, algo difícil, según me dijeron días anteriores, y llevaban razón. Al último paso por meta, cuando nos quedaban 13kms para terminar, nos dicen que se acabó, fin de carrera para nosotros, algo que me dio mucha rabia, pero había que aguantarse, no quedaba otra.

Haciendo un balance, creo que ha sido bastante positivo. A pesar de no haber podido acabar la prueba por muy poco terminé contento, la gente con la que había rodado durante la carrera es gente con un buen nivel, con mucha experiencia en carreras, y si estaban allí conmigo era por que la cosa se había puesto realmente jodida.

Y esto es todo, ya vamos calentando motores para el día 9 en Carmona, donde si que creo que el recorrido me puede ir bien, aunque tendremos una subida al final de algo más de 2kms, donde seguro que habrá mucho dolor.

Hasta pronto.

lunes, 12 de abril de 2010

XI Gran Premio Ciudad de Dos Hermanas

Ayer se celebró en Dos Hermanas su XI Gran Premio de Ciclismo, para categorías Senior, Master, Sub23 y Elite. El recorrido se desarrolló sobre un circuito de 10 kms al que se le daría un total de 9 vueltas.

Llegué sobre las 10 y algo al lugar de la carrera, y recogí mi dorsal, y me cambié de ropa. La salida estaba prevista a las 11, y como no se retrasó algo más de una hora. Salimos los Senior y 30 con los Sub23 y Elites de primer año. La salida lanzada como siempre, y volando a casi 60 a la hora, y para mi sorpresa muy cómodo, no como en carreras anteriores donde los 10 primeros kilometros suelen ser mi calvario particular mientras caliento. Y lo que más me ha sorprendido es que a esas velocidades hasta a los Cajasur se les pone mala cara :mrgreen:. Me encontraba en las posiciones finales desde la salida, y poco a poco fui remontando hasta situarme muy cerca de la cabeza. Carrera nerviosa, muy rápida, con recorrido llano, exceptuando un par de repechos y los ataques eran continuos, pero ninguno fructificaba, bien porque no interesaban las fugas que había o porque los tramos de aire a favor lo normal era ir a 60 a la hora.

Todo era perfecto, buenas piernas, sensaciones, situación en la carrera y el ritmo, pero nada es eterno, y cuando pasabamos por segunda vez por meta....NOOOO!!!! noto excesivo bacheado en la bici, miro la rueda delantera y bien, miro la trasera....pinchazo!!!!! :cry: Y bueno, levanté la mano para avisar a los que venían detrás, y me dejé caer, hasta que finalmente me salí de la carrera. Era imposible reparar, y aunque me hubiesen dejado una rueda...¿A cuanto tendría que ir para pillar al pelotón? Así que la historia se acabó.

Hasta ese momento la media era de 44,85 a la hora, en los primeros 20 kilometros. Tendré que quedarme con las buenas sensaciones que he tenido, y no haberme caido, como pasó en la primera vuelta. La verdad es que pegarte 200kms de ida y 200 de vuelta para hacer 20 kms es una putada, pero bueno, son cosas del ciclismo. Espero más suerte en la próxima.

P.D. Si odiaba "Pinchelín", a partir de ahora más!!!!

domingo, 4 de abril de 2010

Trofeo San Juan de Dios, Elche

Por fin llegó el día. Ayer partí de viaje con el bloggero, compañero de trabajo y gran amigo Santycop para tierras alicantinas para participar en el 5º Trofeo San Juan de Dios, en Elche, para FFCCSE y Cuerpos de Bomberos. LLegamos a esta pequeña ciudad sobre las ocho de la tarde, después de varias horas de viaje, lo primero fue buscar el hotel, el cual se encontraba un poco apartado, en un polígono, justo donde se daría la salida. Todo perfecto, menos la cena que cuando fuimos al restaurante nos encontramos con que no quedaba pasta para cenar, así que nos levantamos y nos fuimos al centro a buscar un restaurante donde poder comer una buena pasta. Encontramos un italiano, con buena pinta, y nos pegamos una buena cena, en mi caso compuesta de pan de ajo, un buen plato de espaguetis cuatro quesos y una pechuga de pollo rellena de jamon y queso, por aquello de meter algo de proteinas en el cuerpo. Y de postre una especie de flan, pero que estaba hecho de nata, muy rico por cierto.

La noche fue regular tirando a mal, no cogía el sueño ni a la de tres, y me pasé gran parte de la noche dando vueltas en la cama. Cuando sonó el despertador casi no había pegado ojo, y me encontraba cansado, pero bueno, poco se podía hacer. Nos fuimos a desayunar, y me zampé unas tostadas, una con miel, otra con mermelada, un bol de cereales con zumo, dos napolitanas pequeñitas y un croasant del mismo tamaño, y para rematar dos trozos de piña y un kiwi. Volvimos a la habitación, nos tumbamos en la cama, y nos pusimos a ver la formula uno. La salida estaba prevista a las diez y media, así que no había prisa. Sobre las diez menos cuarto empezamos a vestirnos, y a colocar los dorsales, los cuales ya habiamos recogido antes de subir.

Salimos a calentar un poco y a ver el circuito, y bueno, empezamos a ver el plantel que allí se juntó, y mi compañero de fatigas y yo nos mirabamos y deciamos: "Joder que bichos hay aquí.....", y no estabamos equivocados, a parte de la gente de los gremios que corriamos, se había invitado a un profesional, otro que lo había sido, y tres que no lo fueron para este año porque el equipo Contempolis no salió al final por diferentes problemas, y el resto de gallos con unas patas que asustaban, y una planta que te hacía acojonarte. Cuarenta y tantos corredores, casi la mitad que el año pasado, que al perecer esta carrera suele ser dura, y a la gente se le quitan las ganas de ir, y sobre todo con estos invitados a la escena. El circuito era un rectangulo de 3kms, al que se le dieron 25 vueltas, con una zona, la recta de meta, que podía tene sobre un kilometro, picaba hacía arriba, y como no, el viento pegaba de cara y bastante fuerte.
Mi pensamiento en ese momento era...."Vamos intentar aguantar en el paquete, y hasta donde se pueda dignamente".

Colocados en la salida, iba vestido con la ropa del HTC Columbia, que era evidente que no iba a asustar a nadie, más bien creo que me tendrían poco en cuenta, porque parece que si no llevas la ropa donde ponga "Pinturas Manolo" no eres nadie en el mundillo de la competición, pero bueno, esto creo que me valió para pasar más desapercibido.
Pistoletazo y primera vuelta neutralizada, rodar comodo, y al pasar por meta aumento del ritmo, y primeros ataques, donde mi premisa era aguantar y punto. Llevabamos sobre 10kms de carrera, rodando ya bastante rápido cuando se hizo el primer corte bueno, hasta entonces no me atreví a salir a ningún ataque, motivado en parte por la falta de seguridad de mi estado de forma respecto a los demás corredores o eso creía yo.
Delante rodaban 5 escapados, entre ellos el tal Calatayud, el pro invitado, que se retiró en la última vuelta, supongo que en un gesto de clase, por su parte, con el campeón del año pasado y tres más. Y atrás reinaba la anarquía, no nos poniamos de acuerdo para tirar la escapada, y esto se produce cuando no hay un equipo que lleve la voz cantante, como era el caso.
En el pelotón ataques y más ataques, y en medio parones, mucho parones, y nuevos ataques y arrancadas. Empecé a animarme, y a saltar a muchos de los intentos que se hacían.

Llegamos al ecuador de la carrera, y allí estaba, saltando a todo lo que se movía, unas veces yo, otras Santy, el cual atacó varias veces sin fortuna alguna, ya que lo siguieron en todas las ocasiones, y con el paquete detrás. A falta de 8 vueltas pensé.... "Y porque no lo intento yo, no hay nada que perder", y me lancé!!! Mi idea era que me siguiese algún corredor, dos mejor aún, e intentar abrir hueco, pero NO!!!!!, se quedaron mirándose mientras yo abría hueco. Miraba para atrás y casi no veía al paquete, cuando vi a un valiente que se atrevió a saltar, al cual esperé, y que al llegar a mi altura le dije que se pegara a mi rueda. Infeliz de mí, cuando le pedí un relevo me dijo que no podía, que estaba reventado, y se quedó al poco.

¿Y ahora que hago? Pues sufrir, no te queda otra. Faltaban algo más de 20 kms, y estaba en tierra de nadie, así que a sacar coraje y a sufrir. Cuando había dado tres vueltas en solitario me alcanzaron en la zona de subida tres corredores que venían relevando, me pasaron y les cogí rueda, pero estaba ROTO!!!. La paliza de mi aventura en solitario me estaba haciendo daño en las patas, así que no pude seguirlos, y seguí con mi Via Crucis particular. Me cogió otro loco que había saltado del paquete, con el cual me entendí a la perfección, y fuimos dando relevos hasta la última vuelta. Estaba a punto de conseguirlo, llevabamos ventaja suficiente, y sabía que podía hacer un buen puesto. En la recta de meta apreté en el repecho, en ese último kilometro a meta infernal con el aire pegando como si no quisiera que llegase a meta, y mi compañero de fuga se descolgó. Crucé la meta con una sonrisa de oreja a oreja, sabiendo que me había salido un carrerón.

Al mirar la calsificación....8º!!!! Bufff, la alegría me invadía. Con tanto gallo en aquel pequeño corral había entrado entre los 10 primeros, algo que no me creía, pero que era cierto.Santy entró en la posición 12, muy buena también, aunque sus sensaciones no habían sido las mejores. Aún así, gran carrera.

Pecamos un poco de falta de compenetración, pero es algo que se puede hacer poco a poco, y seguro que nos pueden salir buenas carreras en un futuro, como en Valencia, en el Europolyb, donde daremos mucha guerra, os lo puedo asegurar.

Datos:
78kms
37,5kms/h v/m 64kms/h v/max
166ppm/m 193ppm/max

Hasta pronto.

martes, 30 de marzo de 2010

Ya queda menos

Ya solo faltan unos días para que llegue el Trofeo San Juan de Dios, en Elche, donde se darán cita un gran número de ciclistas pertenecientes a los diferentes Cuerpos de Bomberos y a las FFCCSE. Circuito parece ser que llano, con 2,6 kilómetros, y con un número de vueltas que hará que se llegue a los 70kms aproximadamente. En esta ocasión me desplazaré con mi compañero de curro y batallas, el conocido por estos lares como Santycop, gran amigo, y gran ciclista, y allí que iremos a ver como se plantea la cosa, e intentar hacer algo bueno, que por su parte sé que lo puede hacer porque anda el tío como una moto en este momento, yo soy más motocarro todavía, jejeje.

Mis sensaciones no van siendo malas, mejores cada día, a pesar de rondar por los 70,5 kilos en este momento, y me quedan algo más de 3 kilos que bajar, pero me encuentro con fuerza, con ganas, buena cadencia....eso sobre el papel, claro, que luego llegan las carreras y es donde se dicta sentencia, y te ves como estás de verdad en comparación con la gente que se mueve a ese nivel, y bueno, te das cuenta que el mundo de los ciegos, el tuerto es el rey.

La semana pasada hice buenos entrenos, incluyendo un día haciendo el "famoso" Tempo, del cual necesité incluso un día de descanso, ya que carga mucho las piernas, el resto de los días entrenamientos a ritmo, y el finde dos buenas salidas probándome tanto en terreno llano como en subida, 110 kms el sábado y 92 el domingo, y con buenas sensaciones. Ayer lunes me dediqué a descansar, nada de bici, y hoy con el airecito que hace, pues me he decido por unos Intervalos de Esfuerzo Mantenido, dos series en subida de 16 minutos cada, y recuperando, a unas 165 pulsaciones por minuto, lo que viene a ser un poco por encima del umbral de lactato. No ha sido un superentreno, pero con el aire, y las pocas ganas de cargar en exceso para llegar al domingo con buenas piernas, ha sido suficiente por hoy. Mañana si que meteré unas tres horas con bastante intensidad y ya el el resto de la semana, a realizar una buena recuperación activa.

Hasta pronto.



domingo, 21 de marzo de 2010

Positivismo y fuerza

Desde que estuve en la primera carrera de la temporada en San Pedro de Alcántara, coincidiendo con al semana de recuperación y el cambio de periodo al de Preparación o Fuerza, la verdad es que positivismo es la palabra que podría definir mi estado de ánimo en este momento. Ya la semana pasada, en la que solo pude salir cuatro días por diferentes motivos, pero los cuales dediqué a realizar una buena carga de trabajo, me encontré muy bien, con un salto cualitativo me atrevería a decir espectacular respecto a las semanas anteriores, y es que parece que la supercompensación de la que se habla en los manuales de entreno ha hecho su efecto.

Me encuentro más fuerte, más rápido, con más ganas, todo ello dentro de un nivel de forma lejos del que debe ser para competir, o por lo menos estar delante, pero conociéndome, me sorprende a mí mismo el cambio que he tenido en solo dos meses entrenando, y después de un demasiado largo parón invernal. Ya la semana pasada, tuve días buenos, como el jueves, que salí a entrenar, terminando con 90 kms en las piernas, con un puerto de 8 kms, y una velocidad media de 30kms a la hora, y una media de 151 pulsaciones si no recuerdo mal, y llegando a casa muy entero, para haber ido solo sin ir a rueda de nadie.
El sábado mas de lo mismo, ruta con los amigos, con dos puertos, uno de 15 kms, y otro de 8, en un total de 127kms, y al igual que la salida anterior, pues subí a muy buen ritmo, ambos puertos, y al llegar a casa, pues bastante entero, lo cual me alegró bastante, porque ya se ve un poco de luz al final del tunel. Y encima ya he bajado de los 71kilos de peso, con lo cual vamos afinando poco a poco, como debe ser, y comiendo bastante, que es algo primordial para poder entrenar a diario.

Esta semana llevo dos entrenos, ayer una hora y media, muy tranquilo, para ir poniendo las piernas a punto para esta semana, y hoy 2 horas y 15 minutos, a 154 pulsaciones de media, y a una velocidad de 31,5 a la hora, en 500 mtrs de desnivel acumulado. A lo que he añadido dentro del tiempo de entreno 40 minutos de Tempo, consistente en rodar entre 70-75 pedaladas por minuto y a un 88% del test de pulsaciones más 4, lo que viene a ser ir entre 154 y 158 pulsaciones. Este ejercicio vale para aumentar la potencia en el pedaleo por lo que como consecuencia tiene la sobre carga de los cuadriceps.

El resto de la semana entrenaré entre 2 y 3 horas, a ritmo de 160 pulsaciones por minuto, lo que viene siendo el Kilometraje de Resistencia, y metiendo algunas series de Intervalos de Esfuerzos Mantenidos, para trabajar el umbral de lactato, intentando el viernes salir a soltar piernas, y el sábado salida con los amigos, y a castigarnos a no poder más, intentado seguir progresando a buen ritmo.

Y ya queda una semana y poco para irnos a Elche, el día 3 de Abril, al Trofeo organizado por los bomberos de allí, donde volveremos a probarnos en un circuito de 2,6 kilometros y donde seguro que habrá un nivel bastante alto. Hasta entonces seguiremos entrenando.

Hasta pronto.

lunes, 15 de marzo de 2010

Fotos del Homenaje a Lopez Gil

A continuación os dejo unas fotos de la carrera de este domingo, Homenaje a López Gil:

En el grupo aún, detrás del mítico Parma, ex Bpack.
Ya en solitario una vez perdido el contacto con el grupo de principal.

Trabajando para no ser doblados.


Sprint a meta.
Entrada en meta.

domingo, 14 de marzo de 2010

Primera carrera del año. Homenaje al Malagueta

Por fin ha comenzado la temporada en Andalucía en categoría Master, con una carrera en el paseo marítimo de San Pedro de Alcántara, en un circuito que como ya había dicho en anteriores entradas no sería nada fácil. Un total de ocho curvas, algunas de las cuales sería bastante cerradas harían que la salida de cada una de ellas fuese como un sprint hacia ninguna parte, solo intentar seguir la rueda de los que llevabas delante te hacía, por lo menos en mi caso ponerme por encima de mis posibilidades.

Esta mañana me desperté sobre las 7.15, y después de un rato de remoloneo en la cama, decidí levantarme. La verdad es que si no recuerdo mal ha sido la noche que mejor he dormido teniendo carrera al día siguiente, supongo que se debería a la paliza queme pegué ayer en moto con los compañeros del curro, con los que hice 330kms de pura curva.
El desayuno pues es el de siempre, cereales, corn flakes, con zumo de naranja, y un plátano. No era cuestión de comer mucho más porque la distancia a cubrir no sería demasiado grande, y lo que haría que el ritmo fuese infernal.

Llegué a San Pedro de Alcántara, recogí el dorsal, y después de hablar con algún conocido que otro me puse a preparar la bici, colocar los dorsales, número 94, y todo el ritual anterior a una prueba. Después a rodar un poco por el circuito, para reconocerlo, hasta que le dieron la salida a los Master40,50 y 60, momento que los demás aprovechamos para calentar algo, o por lo menos soltar piernas antes de empezar la batalla. Mientras se machacaban los más veteranos, donde el gran Angel, de Bpack, se escapaba con otro corredor, del Ciclos Chofle-Hiperestone, el cual no pudo darle ni un relevo, siendo la victoria final para el primero. Desde aquí darle la enhorabuena.

Ya nos tocaba a los Senior y Master30, y bueno, a ver hasta donde podía aguantar el ritmo de los corredores que se habían dado cita, los cuales eran de lo mejorcito del panorama ciclista andaluz. Muchos Semar, Bpack, y Chofle-Hiperestone, que pondrían entre todos un ritmo por encima de los 41kms/h de media en las primeras vueltas, y que me harían sufrir de lo lindo. Dimos un total de 12 vueltas, siendo a partir de la cuarta cuando después de llevar un buen rato a 185 pulsaciones, y no bajar de 175, solo a la entrada de cada curva, donde dejaba de pedalear, y al salir, de nuevo arrancón y a sufrir otro poquito, cuando ya empecé a flojear y a descolgarme un poco del grupo, y tras varios intentos de seguir la rueda de forma agónica, me decidí a soltarme, porque estaba a punto de reventar.
Durante otras dos vueltas rodé en solitario, intentado mantener una distancia y no perder demasiado, pero ir en tierra de nadie era lo peor que podía pasarme. Delante mía se formó un grupo de descolgados, a los cuales no pude cazar, y decidí esperar a que me cogieran por detrás otros que venían a muy buen ritmo. Una vez que el pulso y la respiración terminaron de asentarse, me puse a colaborar con el grupo en los relevos, y a cazar a los que llevábamos delante, hasta que lo conseguimos a falta de 3 vueltas para la meta, y nos pusimos a trabajar la mayoría para no ser doblados por el pelotón, que iban enfilados cada vez que nos cruzábamos con ellos, y lanzándose ataques constantes. Última vuelta y por fin llegamos a meta, y con la sensación agridulce de haber podido terminar la carrera, algo que no pensaba estos días atrás, y por otra parte el pensar que me hubiese gustado acabar con los de delante, pero hay que decir que es algo sumamente difícil si no has entrenado series, ni cambios de ritmo. La victoria fué para Durcal, del Semar, al sprint.

Al final el 57º de los Master30, con sensaciones no demasiado malas, y con ganas de que llegue la próxima carrera, que para mí será el 4 de abril en Elche, en el Trofeo San Juan de Dios, y donde habrá nuevamente un circuito y volveremos a sufrir, e intentaremos darlo todo.

Hasta pronto.

domingo, 7 de marzo de 2010

Cansancio

Esta semana me ha resultado dura. La verdad es que me he encontrado bastante cansado, diría que un poco más de lo que debería ser normal, llegando a tener que dejar de entrenar el viernes por ejemplo, porque el jueves por la noche me encontraba completamente agotado.

Comencé el lunes con una ruta de unos 90 kms, aprovechando que era festivo, en compañía del amigo Oscar, el cual me encontró bien, después de mi ausencia encima de la bici, incluso en la subida a Iznate, donde me encontré bastante suelto. El martes un par de horas de kilometraje básico, 150-155 pulsaciones, en terreno rompepiernas, donde no fui mal. Ya el miércoles opté por hacer dos horas recuperación, junto a Adrian, ya que me encontraba algo cansado, de los entrenos acumulados de la anterior semana.
Para el jueves, pues tendríamos que hablar algo más. Salida con el amigo Rafa Rubio, con subida a Álora, donde me encontré mas o menos bien, al final un poco cansado. Pero cuando me noté agotado fue por la tarde-noche en el curro, donde estaba que me caía, y al llegar a casa más de lo mismo. Tenía las piernas que me iban a reventar. Últimamente me encuentro bastante cansado y puede ser que en poco tiempo haya forzado algo más de la cuenta, y haya hecho más kilómetros de los que debía, así que habrá que recuperar y que el cuerpo asimile todo esto.

Desde el jueves ya no volví a entrenar hasta hoy domingo, y bueno, han sido dos horas sin pulsómetro, y forzando, y la primera hora bien, pero a partir de ahí más de lo mismo, cansancio. Así que me toca recuperar pero de verdad, porque si no mal vamos.

Y ya queda menos para la primera de la temporada, en San Pedro de Alcántara, que por mi parte será solo una preparación de cara a las próximas carreras, y no creo ni que me encuentre en condiciones de acabarla, pero bueno, hay que saber donde están los límites de cada uno en cada momento, y los mios por ahora son bastante cortitos.


Hasta pronto.


lunes, 1 de marzo de 2010

Semana completita

Segundo microciclo dentro del segundo mesociclo del plan de entrenamiento....o lo que es lo mismo, segunda semana del segundo mes que llevo entrenando. Ha sido una semana relativamente dura, marcada sobre todo por el entreno, 6 días han caído. Los tres primeros sin pasar de las 2 horas, pero a ritmo de Kilometraje Básico, entre 150 y 154 pulsaciones, que la verdad es que hacen que te cargues un poquito, y si le metes unas series de Pedaleo en Arrancada, lo que vienen siendo unos cuantos esprints saliendo casi de parado, pues un poco más cargado si cabe.

El jueves tocó, ya con las piernas algo tocadillas, ir a ver a los profesionales que corrían en la Vuelta a Andalucía, donde corrieron una etapa bastante compleja en lo que a recorrido montañoso se refiere, pasando por Competa, Riogordo, Colmenar, Casabermeja, Villanueva del Rosario, parte de la subida al Torcal de Antequera, donde nos situamos a verlo, y acabando en Antequera. La lluvia hizo mella en la segunda parte de la etapa, y nosotros también la sufrimos, ya que terminamos empapados, y a mí por ejemplo, me tuvieron que secar el maillot en una chimenea de una casa, ya que se me olvidó el chubasquero, jejejeje. Desde aquí dar mil gracias a esa buena familia.
También tuve el placer de conocer a la bloggera Triata, a la cual a partir de ahora le otorgaré, siempre que ella me lo permita el calificativo de amiga :-)

Duras rampas las que llevan hasta donde nos colocamos para ver la carrera, siendo algunas por encima del 15 por ciento, y no creo que bajen del 10. Las rodillas sufrieron lo suyo, y es que sin estar bien en forma se nota mucho ese sufrmiento en las articulaciones. Menos mal que los cuatro locos que se acercaron a ver la carrera te animaban como si de parte del pelotón que estaba por venir formases.
A la vuelta, motivación por el clima, y por haber visto a los pros, así que después de calentar un poco, buen ritmo hacia Málaga.

El viernes un par de horas a pulsaciones bajas, para intentar recuperar un poco las patas después de los días anteriores, con el amigo Adrián. Ritmo tranquilo, y de charla, algo que gusta de vez en cuando. Ya el sábado me decidí a descansar un poco, porque me notaba un poco cansado de toda la semana, así que no sería hasta el domingo cuando volví a dar pedales, esta vez en una ruta de unos 70 kms, con los amigos Mark y Adrián, a ritmo medio. Donde las fuerzas le fallaron al primero a la vuelta, después de su larga ausencia encima de la bici, algo que se nota bastante, y que puede hacértelo pasar un poco mal.

Como conlusión, sobre todo en la salida de hoy lunes, la cual han sido algo más de 3 horas, con un puerto de 8 kms, es que parece que conforme mi cuerpo va asimilando el entreno de este mes y medio me voy encontrando mejor, muy lejos de como debo estar, pero paso a paso, que es lo importante.


Hasta pronto.

domingo, 21 de febrero de 2010

Mal tiempo y sufrimiento

Parece que estas dos palabras fueran de la mano cuando uno habla de ciclismo, y es que para sufrir cuando está lloviendo no es necesario mojarse ni pasar frío, y cuando digo esto es porque hablo del innombrale, el potro de tortura: El Rodillo.

Esta semana debido a este tiempo tan gracioso que tenemos pues me he dedicado a hacer sesiones de rodillo, menos de las que debía, porque se me hace muy duro, pero vaya que no me extraña que sea duro cuando la cosa va entre hora y media y dos horas. A resignarse delante del televisor, viendo una peli, o una buena etapa del Giro, como la que me enchufé el otro día, Merano-Aprica, en la que se subió Stelvio, Mortirolo y Santa Cristina, y donde Miguel Indurain dejó sentado de culo a Berzin, aunque después en el último puerto pagó su esfuerzo y terminados todos "empajarados" menos Marco Pantani, que en un ejercicio de clase increíble ganó la etapa casi con una pierna, y siendo segundo el mítico Claudio Chiapucci. Años dorados del equipo Jeans Tasoni.

El entrenamiento de ayer, en el que tocaba la salida larga y darse caña, para ir poniendo los puntos sobre las ies, consistió en una salida con un grupo de amigos de siempre, en una etapa que fue bastante jodía, tanto por el recorrido como por mi estado de forma, y también hicieron presencia los antibióticos que ando tomando últimamente por unos problemillas que parece que ya se están solucionando. 120 kilómetros con tres puertos, Periana, Riogordo y la Reina, y casi 5 horas. Y bueno, me costó la vida seguir el ritmo del grupo, en las subidas, en las que fui a mi ritmo porque las patas no daban para mucho, y las pulsaciones en los puertos por encima de 170.
La parte final me costó lo suyo, y es que no había pasado de 80 kms en este mes y pico que llevo entrenando y no había hecho puertos, por lo que las piernas al final lo notaron bastante.

En el día de hoy, como la lluvia ha vuelto a ser la protagonista del día pues me he decidido, después de luchar contra mi mismo, a hacer un poco de recuperación en el rodillo, así que me he pegado 45 minutos, rodando tranquilo y recuperando las piernas después de la paliza de ayer.

Y esta semana lo que queda es lluvia y más lluvia, y así hasta no sabemos cuando, y hasta entonces mucho rodillo, y es lo que nos queda, y a dar gracias, jejeje.

Hasta pronto.


sábado, 13 de febrero de 2010

Test de umbrales

Pues aprovechando que esta semana correspondía al cuarto microciclo, el cual era de recuperación, este jueves decidí hacer el test de umbrales para ir marcando las pulsaciones para el próximo mesociclo. Este año en vez de hacerlo sobre terreno llano, en una distancia de 5 kms u 8 minutos, hice 8 minutos en una subida no muy pronunciada, sobre un 4% de desnivel. Así que decidí ir a la zona del Pantano del Agujero en Málaga, donde la subida no es dura, pero si constante. El camino de casa al lugar indicado me sirvió para ir calentando, y por el camino hice tres series no muy largas en tres repechos que encontré, para ir poniendo el corazón ya un poco a tono.

Subí los primeros kilometros tranquilamente, hasta pasar las rampas más duras que hay al principio, hasta llegar a la Asociación de Verdiales Montes de Málaga. Allí paré y esperé a que el pulso bajase hasta el mínimo posible. La prueba en sí debe hacerse en dos tests y coger la media de pulsaciones más alta de los dos, habiendo hecho ambas pruebas a máximo esfuerzo. Pero esta vez no fue así, y en las dos salieron 174 pulsaciones de media (nada mal para llevar un mes entrenando), y el esfuerzo si que fue máximo, incluso hice ambas subidas a base de plato grande, ya que los porcentajes no son duros, y se puede subir muy bien con el 50, y fui jugando con el 19-21 y 23.

Y la cosa queda que a partir del lunes que comienza el primer microciclo del segundo mesociclo (que lío, jejeje), y la mayoría de los días rodaré como máximo al 89% de las 174 pulsaciones indicadas anteriormente, lo que vienen a ser unas 156, aproximadamente, 2 menos de lo como lo venía haciendo hasta ahora. La verdad es que tengo ganas de que acabe este periodo para empezar ya con la Preparación, y comenzar las series fuerza y el tempo, que te dan un puntito más en la forma.

En Marzo ya empiezan las carreras, y parece que en Marbella habrá un homenaje al gran Lopez Gil, corredor de la ciudad y exprofesional, retirado a finales de 2009. Supongo que será un circuito llano, pero duro, donde se rodará a mil por hora, y nos harán llevar el corazón en la boca a la mayoría. La verdad es que sería un buen entrenamiento, de cara a la carrera de Elche, de finales de Marzo, para Policías y Bomberos, así que merecerá la pena sufrir de forma extrema.

Hasta pronto.

domingo, 7 de febrero de 2010

Trek Demo y pequeña prueba

Esta mañana tuve la suerte de acudir a un Test Demo que ha celebrado Trek en Málaga, donde se han visto bicicletas increibles, de precios astronómicos, pero las cuales hemos tenido la suerte de poder probar en condiciones. El evento era organizado de la mano de la nueva tienda Trek en Málaga, situada en la Cruz de Humilladero, y la salida a tan especial celebración era junto al Jardín Botánico de la Concepción. Me dejaron una Trek Madone 9.6, una máquina montada en Dura-Ace, con ruedas Bontrager Lite XXX Race, en fibra de carbono, y perfil bajo, y desarrollos compact. Vamos que para mí estamos hablando de la bici ideal en este momento, y encima da un peso de 6.3 kilos, impresionante!!! (sobre todo por los 7500 euros que cuesta el bicho)


Salimos desde el citado lugar, rumbo hacia Almogía, donde el amigo Juanma, conocido como Hechicero, en ciertos foros ciclistas, se encargó de poner un ritmo muy vivo que a mas de uno, en frío y por la mañana como que le estaba viniendo algo largo. Por mi parte pues bueno, último día del tercer microciclo de entrenamiento, con salidas a 158 pulsaciones de máxima, y no menos de 145, y algún que otro intervalo de fuerza, y algo acongojado por el nivel que pudieran tener los demás y lo que me harían sufrir. Los repechos que hay antes de comenzar la subida ya empezaban a notarse en las patas y en los pulmones, por lo menos a mí, y el pulso ya empezaba a ponerse a mas de 170 pulsaciones. Llegamos al famoso puente de hierro que marca el inicio del puerto, y no tardaron en empezar a descolgarse ciclistas de los que nutrían la expedición "Trekiana". Subimos a un ritmo muy vivo, y por mi parte y los que iban delante mía, no quitamos el plato grande en toda la subida. Sufrí de lo lindo, pero me sentía con fuerza, a pesar de que el pecho empezaba a quemarme, y el sabor a sangre comenzaba a invadir mi paladar, debido al esfuerzo al cual no estoy aún acostumbrado.

Coronamos Almogía, y esperamos al resto de integrantes. En la subida la bici se comportó de lujo, impresionante, como no podía ser menos en una máquina de este calibre digna del propio Alberto Contador. Responde a las mil maravillas, ya sea de pie, sentado, bajando, atacando, o en cualquiera de sus usos y modalidades. Muy cómoda, absorbe los baches de una manera increíble, y demuestra una rigidez indiscutible.
Bajada hacia las carretera de Villanueva, dirección Málaga, y a sufrir en cada repecho, que los hay hasta del 11% en ese tramo, y bueno, pulsaciones cada vez más altas, pero con la sensación de que dentro de lo malo, mi forma no está perdida en un agujero negro como pensaba estos días atrás, y es que se ve que correr este invierno a pie, si que me ha servido de algo.
A seguir sufriendo y machacándome a todo lo que podía hasta llegar a Puerto de la Torre, donde nos reagrupamos, y ya fuimos hasta el punto de salida, guerreando un poco más por el camino, y es que estas bicis te invitan a saltar una y otra vez del grupo.

Al final han sido pocos kilómetros, solo sesenta, pero a un ritmo y con unas subidas que han hecho que terminemos la ruta bastante satisfechos, por lo menos por mi parte, ya que aunque he sufrido mucho (190 pulsaciones de máxima) para poder mantener un ritmo vivo me he notado que puedo volver, aunque muy a lo lejos aun, a coger una forma digna de poder aguantar bien en las carreras.

Hasta pronto.

jueves, 28 de enero de 2010

Contratiempos

Ya lo decía Murphy en aquellas famosas leyes universales: Si la cosa está mal, siempre puede empeorar. Y así es amigos. Si tu estado de forma es pésimo, siempre puede ir a peor; y esto como puede ser? pues como me ha pasado estos días.

El martes fue el último día que salí a entrenar, lo hice por la mañana, con un total de dos horas y haciendo unos intervalos de Pedaleo en Arrancada, para ir haciendo algo de fuerza, y la verdad es que llegué a casa contento, y motivado, a pesar de que tuve que pasar por un lavado de coches y darle un manguerazo a la bici, porque venía de agua y barro hasta arriba, ya que el asfalto estaba mojado de la noche anterior, y el día seguía amenazante.

Pues en la madrugada del miércoles ya me encontraba algo raro, y me desperté un par de veces, y es que la nariz parecía tener un goteo, y eran unos moquetes que se me caían como el agua. Ya por la mañana cuando me desperté para entrenar vi que no tenía cuerpo, ni para ir en bici ni para nada, y solo hacía sonarme la nariz y estornudar. A día de hoy pues lo mismo, mal cuerpo, y nariz taponada. Vamos, que lo que me faltaba. Con las ganas que comienza uno, que sale hasta con días de lluvia amenazante, asfalto mojado y lo que haga falta, y viene un virus y te quita las ganas de lo que sea. Pero bueno, las adversidades están ahí para darte mayor motivación si cabe. El médico me ha dicho que es un problema de garganta, a pesar de que no me duele, y es que la cerveza fría creo que me está haciendo estragos, jejeje (bendita Guiness!!).

El tema está en que cada día que no entreno, y van dos seguidos me hace desesperarme, y es que no haber hecho las cosas como debía este invierno me hace pensar que día de entreno perdido, un día más que tardo en coger la forma, y bueno, la verdad es que tengo muchas ganas de encontrarme bien, y sentirme fuerte encima de la bici, aunque eso creo que es algo que a todos nos gusta y sin duda no es algo fácil de conseguir.

Para mañana espero volver a salir a entrenar con normalidad y el fin de semana me gustaría aprovecharlo y hacer un par de salidas que merezcan la pena, sin pasarme de la raya en tiempo, kilómetros y ritmo, que ya sabéis que en esto de entrenar, correr demasiado vale de muy poco.

Hasta pronto.